Sergio Marcos y Fer, los ‘conductores’ del filial rojiblanco

Marca.com
31-03-2011 |


El Atlético B afronta las últimas jornadas de liga en Segunda B en una situación complicada, cerca de los puestos de promoción de permanencia y descenso y con la inquietud de ver cómo todavía no tienen resuelta la temporada. Fer y Sergio Marcos tienen claro que son ellos los que tienen que mover al equipo para que todo salga bien y no pasar apuros. Son -como definió Pepe Reina a Busquets en la celebración del Mundial- los que roban, dan, quitan, juegan y hacen jugar al filial rojiblanco.


Los jóvenes canteranos atléticos saben que, para lograr el objetivo de salvar al equipo de la Tercera división, del Cerro del Espino no se pueden escapar puntos. “En casa no podemos fallar. Ahora viene el partido contra el Celta B, un equipo que está arriba, y si logramos puntuar nos daría bastante vida”, destaca Fer. Además, ambos están más que concienciados porque saben que los rivales que les quedan son de ‘su liga’. “Tenemos duelos directos con los de abajo, así que es vital sacarlos adelante”, insiste Sergio Marcos.

Pese a la delicada situación en la tabla, los conductores del Atlético B se muestran convencidos de que serán capaces de lograr la permanencia. “El equipo, por la situación en la que está y por los jugadores que hay, va a salir hacia adelante. Sobre todo ahora que, tras la victoria fuera de casa ante el Universidad, tenemos mucha confianza”, insiste Sergio.

A pesar de su magnífica compenetración en el campo, es el primer año que juegan juntos. Aunque Sergio Marcos ya tuvo minutos la temporada pasada en segunda B, para Fer es su primer año en el primer filial atlético. El 6 todavía se muestra sorpendido por la cantidad de minutos que está teniendo: “No esperaba jugar tanto, la verdad. Había compañeros que, en principio, iban a jugar más por su veteranía pero al final he entrado en el equipo. Quedan pocos partidos y espero seguir en el once inicial”. El hecho de que Quique Sánchez Flores confiase en Koke para el primer equipo, ha hecho que ambos se asienten en el centro del campo del filial. “Al subir Koke, entro Fer en el equipo y la verdad es que estoy muy cómodo con él al lado”, afirma Sergio Marcos.

Sin duda, parte de la magnífica adaptación dentro del terreno de juego entre los dos futbolistas se basa en una gran relación fuera del campo. “Me ha ayudado mucho. Yo llegaba del Atlético C y, a raiz de sentarnos juntos en el vestuario, hemos hecho una buena amistad, además de que es un futbolista espectacular”, destaca Fer. Para Sergio Marcos, la mayor virtud de su compañero es que “es uno de los que más aporta para hacer grupo en el vestuario. Siempre se puede hablar con él y sabes que está ahí para todo”.

Seguro que ver al Castilla, filial del máximo rival deportivo, lucha por ascender a la división de plata del fútbol español no es plato de buen gusto para ninguno de ellos. Sin embargo, los dos saben que no tienen que fijarse en los demás si quieren lograr que el equipo esté un año más en Segunda B. “No hay envidia. Está claro que es el Real Madrid, pero nosotros lo que tenemos que hacer es cumplir nuestro objetivo, que es intentar salvar al equipo y nos da igual que arriba en la tabla estén unos u otros”, dice Sergio Marcos.

El sueño de cualquier canterano del Atlético es llegar a ser protagonista en el Vicente Calderón pero, aunque no es algo que les quite el sueño, están listos por si Quique llamase a su puerta. “El salto al primer equipo hay que tomárselo con tranquilidad, queda mucho por hacer en Segunda B, tenemos que seguir aprendiendo poco a poco”, aclara Fer. Además, el 6 rojiblanco insiste en lo complicado que es por la cantidad de grandes futbolistas que juegan en el centro del campo en la primera plantilla: “Es muy complicado subir. Hay grandes jugadores en nuestro puesto como Raúl García, Thiago o Assunçao. Lo que tenemos que hacer es aprovechar los minutos que tengamos en Segunda B, si nos llaman para entrenar cumplir con ellos y si suena la campana estar preparados”.

Se trata de dos perlas de la cantera atlética muy diferentes: Fer, mucho más físico, al que le gusta “dar oxígeno al equipo, robar y hacer jugar” y Sergio Marcos, un futbolista mucho más eléctrico al que le gustaría jugar “más adelantado” pero que en el doble pivote también se siente “muy cómodo”. Dos futuros cracks que tendrán que tomar las riendas del Atlético B para no perder la categoría.