Roberto Torres o el futuro del Osasuna

Marca.com
12-04-2012 |


Los goles del filial de Osasuna tiene nombre: Roberto Torres. El navarro, que juega en la posición de mediapunta, se ha convertido con 14 tantos en el máximo goleador segundo equipo rojillo. El tercero de la categoría, solamente superado por Yuri (18) y Diego Cervero (16). El atacante, que ya ha debutado con la primera plantilla, está llamado a ser el delantero del futuro de la escuadra pamplonesa.


Torres es uno de los siete canteranos que ya se ha estrenado esta temporada a las órdenes de Mendilibar. Satrústegui, Marcos Pérez, Raoul Loe, Sergio Postigo y Hermosa son sus otros compañeros de viaje. Torres, que debutó el pasado 11 de diciembre en Liga ante el Málaga CF en La Rosaleda, se ha ganado a pulso el contrato de renovación que le ha brindado Patxi Izco hasta el próximo 20 de junio de 2016. El club navarro no ha desperdiciado así la ocasión de atar a un talento que terminaba contrato en junio.

El delantero, que está siendo una de las revelaciones del segundo grupo de la división de bronce, también fue de la partida en los cuatro partidos que el primer equipo disputó en la presente Copa del Rey. Incluso jugó la eliminatoria de cuartos de final ante el todopoderoso FC Barcelona. Tres de los cuatro partidos coperos los afrontó como titular.

- Destino al Reyno

Torres, que ha admitido en varias ocasiones que nunca se irá de Osasuna a no ser de que no cuenten con él, sueña con conquistar el Reyno de Navarra. Pese a sus coqueteos juveniles con el Athletic, el sueño del ex de la Txantrea es quedarse muchos años en Pamplona. Sus goles, derroche físico y visión sobre el césped le han hecho ganarse el respeto de una afición rojilla que ve en él grandes cualidades para acompañar a los Nino, Lekic y compañía.

Sus méritos también le han convertido en el capitán del Promesas. Algo que no ha pasado desapercibido para Mendilibar, que probablemente le llamará este verano para dar el salto definitivo con los mayores. Mientras tanto, Torres seguirá perforando las porterías del grupo segundo de Segunda B con la ilusión de convertirse, en un futuro cercano, en el nuevo ídolo del Reyno.