Ceballos rompe las cadenas

El Mundo.es
15-11-2017 |


A Dani Ceballos le sucede lo mismo que le ocurría a Marco Asensio: en cada aparición rompe una cadena. No son las cadenas del Madrid o de la selección. Son las cadenas de la jerarquía, un valor si se escoge, un lastre si se impone. El futbolista sevillano aceptó la apuesta de fichar por el Madrid y ser cola de león, tener un papel secundario a la espera del relevo generacional. Pero el fútbol tiene razones que la planificación no entiende, y las pone sobre el campo, incluso de forma obscena, cada vez que este futbolista salta al terreno de juego hasta hacer de Ceballos alguien irresistible con la pelota.

 

Los momentos en los que llegar al Madrid no se pueden escoger. Surgen. Ceballos lo hace en la etapa de mayor y mejor centrocampismo en el equipo en los últimos años, con Modric y Kroos como referentes, Casemiro consolidado como pivote defensivo, el emergente Isco, el polivalente Asensio, el recuperado Marcos Llorente y un Kovacic a la espera, después de una gran pretemporada. Pensar en jugar era un acto de fe, pero qué es el fútbol sin fe.

 

En una de sus primeras apariciones como titular, en Vitoria, demostró tener algo de lo que no pueden presumir todos los anteriores: gol. Marcó dos. En el último partido con la sub'21, frente a Eslovaquia, fueron tres. En todos los casos con lanzamientos desde fuera del área preciosos, colocados y duros. En su caso, el disparo no es una elección por descarte después de transiciones sin fin del balón. es una de sus decisiones naturales.

 

Un centrocampista con gol es como un anillo con piedras preciosas, porque sus brillos se multiplican. Asensio dirige, asiste o marca. Nacido en Utrera, en cuya carretera tiene la Ciudad Deportiva el Sevilla, pasó por este club, donde no pudo consolidarse por diversas razones, algunas de salud, hasta encontrar una nueva oportunidad en las categorías inferiores del Betis. La esencia de la escuela andaluza se aprecia en la técnica del futbolista, tan estético como eficaz.

 

Indiscutible con los sub'21, ya se encuentra en la edad límite, por lo que el nuevo ciclo debería orientarlo hacia la absoluta. La pregunta es si no está ya para tener una oportunidad, para acelerar esa progresión como ha sucedido con Asensio. No parece que Lopetegui vaya a alterar sus planes, firmes y solventes, por ahora. Le penaliza el puesto, donde la competitividad es feroz en el Madrid y en la selección. Sólo le resta romper cadenas.

 

- Columna de Orfeo Suárez publicada en El Mundo