La rabia de Raúl García

Deia.com
12-03-2018 |


El navarro fue el actor principal del duelo que enfrentó anoche a Athletic y Leganés al marcar los dos tantos rojiblancos, que celebró con furia, en apenas 15 minutos.

 

Raúl García salió ayer al rescate del Athletic. Sus dos goles, dos chispazos en apenas quince minutos, se tradujeron en tres valiosos puntos que sirven para alejar definitivamente los fantasmas del descenso y mantener aún vivas las opciones europeas. Una cuestión que se antoja cuando menos compleja toda vez que son ocho los puntos que separan a los bilbainos del Girona, quien ocupa actualmente la séptima posición, cuando restan únicamente 30 por disputarse. El triunfo, que contó con el media punta navarro como actor principal, debe servir como un estímulo de cara al choque del jueves ante el Olympique de Marsella, en el que para pasar de ronda el conjunto bilbaino deberá lograr al menos un resultado idéntico al conseguido anoche frente al Leganés.

  

En la cita europea no estará el bigoleador, que cumplirá sanción, pero sí Aritz Aduriz, que ayer descansó y no disputó ni un solo minuto, se entiende que con la vista puesta en el choque ante los franceses, más aún tras haber pasado por un proceso gripal la pasada semana. La participación de al menos uno de ellos se presupone vital para que el equipo vea puerta, ya que sin Aduriz ni Raúl García en el terreno de juego, ningún otro futbolista de la plantilla ha sido capaz de marcar en los más de siete meses que han transcurrido desde que arrancara la temporada a finales del julio pasado y que se traducen en más de 300 minutos de juego.

 

La mera presencia de Raúl en el campo se antoja como uno de los puntos diferenciales de este Athletic, al que no le sobra calidad, ni mucho menos, y que hace de la entrega y el sacrificio su mayor virtud. En eso destaca sobre manera el navarro, cuyo gen competitivo es de sobra conocido. En una temporada algo gris, en la que no ha encontrado la regularidad de sus dos primeros cursos como león, su aportación al colectivo sigue siendo incuestionable. Así lo reflejan los números, pues suma once tantos esta temporada, lo que le permite igualar las cifras anotadoras de su primera campaña en Bilbao, y está a tres de los logrados la pasada temporada. Con diez encuentros de liga aún por delante y a la espera de lo que suceda en Europa, tiene tiempo para igualar esos números.

 

El futbolista navarro celebró con rabia ambos goles. Un gesto que dice mucho y que, explicó después, se debía a un cúmulo de factores, entre ellos las críticas que en las últimas semanas está recibiendo el equipo. Tal vez también, aunque no hizo referencia a ello, porque era consciente de que llevaba tiempo sin marcar en San Mamés; tantos como cinco meses y 20 días, desde el 20 de septiembre, en el encuentro ante el Atlético de Madrid de la quinta jornada. Un gol que además careció de valor para los intereses rojiblancos, ya que únicamente sirvió para maquillar el resultado, pues el Athletic cayó derrotado por 1-2.

 

Con Aduriz en el banquillo, Raúl García fue la principal referencia ofensiva del equipo. Actuó en punta junto a Iñaki Williams, de nuevo desatinado de cara a gol -lleva ya once partidos sin ver puerta-, y el navarro fue el objetivo de todos los balones largos desde la defensa, que no fueron pocos. Ganó un buen puñado de ellos y cuando tuvo que ayudar en labores defensivas no falló a sus compañeros. Su entendimiento con Williams fue bastante positivo y podría ser la fórmula a emplear por José Ángel Ziganda en el transcendental encuentro del jueves, cambiando, eso sí, el cromo de Aduriz por el de Raúl.

 

Al término del partido, Ziganda valoró positivamente la aportación del media punta. “Ha jugado como siempre. Otra cosa es que hayamos conectado con él y que hayamos estado más acertados. Pero ha jugado como siempre. Hemos puesto dos delanteros y se tenían que compensar el uno con el otro. Él tenía muchas ganas y necesitaba hacer un partido así. Si juega bien lo agradecemos todos porque es un jugador que marca diferencias”. San Mamés supo reconocer el esfuerzo del navarro, a quien despidió con una cerrada ovación cuando fue sustituido.

 

Gracias a su doblete de anoche, el segundo del curso y el cuarto desde que llegó al Athletic en el último día del mercado de verano del año 2015, Raúl García superó la barrera de los cien goles en el fútbol profesional para elevar el listón hasta los 101, cifra que ha alcanzado en 585 partidos. Marcó 21 goles con Osasuna (126 encuentros);44 con el Atlético de Madrid (329) y suma ya 36 como león en 128 citas. En sus dos internacionalidades con la selección española no vio puerta.

 

Raúl García, que no podrá jugar el partido del jueves por sanción, formó una interesante dupla de ataque con Iñaki Williams.

 

El navarro superó la barrera de los cien goles como profesional: 21 con Osasuna, 44 con el Atlético de Madrid y 36, de momento, como león

 

- Un artículo de Aitor Martínez para Deia (12-03-2018)